3.2.12

Ciudades para un pequeño planeta

"Nunca como hoy habíamos estado tan vinculados electrónica y físicamente, pero tampoco habíamos estado tan aislados en el plano social. La libertad individual ha menguado nuestra interdependencia y, por consiguiente, nuestro sentido del interés común. Para reequilibrar las fuerzas, necesitamos alentar e incentivar la participación en aquellas actividades que ayuden a consolidar la sociedad. Podríamos aprovechar el potencial de tiempo libre que ofrece a nueva era tecnológica para extender el concepto de trabajo de manera que incluyera un mayor abanico de actividades culturales -trabajo en familias, derechos humanos, grupos de consejo al ciudadano, organizaciones juveniles, medio ambiente, ...- [...]

La ciudadanía creativa conlleva participación en  las actividades comunitarias esencialmente creativas. Dinamiza las comunidades; podría llenar vacíos vitales de muchas vidas carentes de propósito; proporciona prestigio social, satisfacción e identidad y ataja las causas de buena parte de la falta de armonía y alienación en la sociedad."

Richard Rogers. Ciudades para un pequeño planeta. Ed Gustavo Gili, Barcelona, 2000.

No hay comentarios: