1.7.09

Moreno Barberá

Os dejo unas fotos de la visita a la universidad laboral de Cheste


6 comentarios:

Jorge dijo...

no he podido organizar mejor las fotos. Lo mejor fue poder entrar al salon de actos, según dicen el mayor de Europa en su época con capacidad para 5000 almas y que originalmente no tenía el cerramiente exterior, es decir las bandejas que dan acceso a la sala eran exteriores. También interesante ver por dentro el efecto de los brisoleil.

jarall dijo...

la verdad que es una pasada, parece mentira que lo tengamos aquí al lado

jarall dijo...

He organizado las fotos, que ya tengo experiencia y se el truco.

Oye, cuando tengas tiempo y ganas te lo podías currar, o entre varios (Luis, Miguel, ... también fueron hace unos meses) y podríamos poner una entrada con algo más de información, me refiero aunque sea alguna planta y alguna cosa más, no se, igual hay ya algo en alguna web...

luis dijo...

La universidad laboral de cheste es brutal, pero cuando fuimos no pudimos entrar al paraninfo ese brutal. Cuando has ido que has podido entrar??

Jorge dijo...

en la asignatura HQ3, con doña Maite Palomares nos organizaron la visitilla y entramos a todos los edificio (menos a la capilla, que putada).
Durante la visita nos pasaron unas hojas con copiosa información planimétrica y escrita que procedía de un libro de Carmen Jordá presumiblemente sito en el CIA. A mi no me importaría montar algo pero tal vez en Septiembre.

elturistaunmillon dijo...

Yo también estuve en esa visita, y la verdad es que me sorprendió que tengamos esto aquí al lado (me refiero más en concreto al edificio del paraninfo) y, por otra banda, me desilusionó el comprobar que no se le esté dando un uso adecuado con las posibilidades que tiene.
Algo falla en nuestra sociedad. Nos empeñamos en crear, inventar, construir cosas nuevas, cuando existen este tipo de espacios increíbles que por causa del desuso y7o desconocimiento se han abandonado. Parece ser que a nuestros políticos no les aporta ningún tipo de prestigio hacerse una foto junto a un edificio de este tipo totalmente rehabilitado, en cambio prefieren rendirse a los flashes junto a cualquier obra faraónica que hipoteque nuestra economía por unos cuantos años.
Todos los que entramos ese día allí, podemos afirmar la buena visibilidad y acústica de la sala. Ya les gustaría a otros más contemporáneos (léase edificios con forma de casco de Darth Vader) estar tan preparados.